Esos rizos locos

26.1.06

El Osteópata

Bueno, pues como ya llevaba comentando el tema de que la espalda y un trapecio me estaban matando, al final no me ha quedado más remedio que ir a ver a Pedro.
Pedro, también llamado en mi casa "el quebrantahuesos", es el osteópata al que suelo ir cuando no me queda ya otro remedio. No sé sabe muy bien debido a qué, aunque es probable que deba dar las gracias especialmente al ordenador y a la falta de ejercicio, mi espalda se descoloca de vez en cuando.
Así que alguien le recomendó a mi madre que me llevara al osteópata y eso hizo... vamos, creo que nunca le estaré suficientemente agradecida por haberme descubierto esta ciencia ¿Qué en qué consiste?
"El osteopata, manipulando el sistéma musculo-esquelético busca a conocer si el sistema de articulaciones y musculos està correctamente alineado y si funciona bien o si por el contrario un accidente, una mala posición o el estrés psicológico lo han alterado.
La clave de esta terapia es que no se limita sólo a tratar la lesión, sino que busca su origen y va más allá de los síntomas antes de tratarlos. Así por ejemplo, se descubre que una tendinitis en el hombro puede tener su origen en una mala alineación dental o en una disfunción digestiva. Los osteópatas se valen de sus manos para realizar diferentes manipulaciones en el cuerpo que devuelvan la movilidad a las estructuras con movimiento restringido.
Para hacer el diagnóstico, el especialista explora articulación por articulación los distintos movimientos, hasta encontrar dónde no se mueve. Así, mediante tests manuales y una palpación muy fina se identifican los posibles motivos"
Este señor al que yo voy es además fisoterapeuta y aunque ve muy poquito, es como si tuviera los ojos en las manos. Otra cosa que es de agradecer es que tiene bastante fuerza, de manera que después de haberte crujito todo lo crujible, a la hora de descontracturarte los músculos, sus masajes son contundentes. normalmente no es necesario ir más de una vez, como mucho dos.
Es una pasta (este cobra ya 50 €) pero pasados un par de días, cuando ha dejado de dolerte la manipulación de huesos y músculos, le pagarías el doble si te lo pidiera. Lo bueno es que te ahorras estar dando paseos, como cuando tienes que ir al masajista "nosecuantas" miles de veces y si haces cuentas al final también te sale más barato.
Bueno, pues lo dicho, que al final tuve que ir ayer a verle en vista de que yo sola no me enderezo... Si es que la tesina me está matando.

1 Comments:

At domingo, febrero 26, 2006 7:39:00 p. m., Blogger Holden said...

Jo hija. Estás hecha un cromo entre las rodillas, la espalda, los piños... Aunque no tiene que dar gustito ni nada que la soben y la crujan a una y la dejen como nueva. Tendré que hacerlo un día de estos, porque de verdad, que hay veces que le duele a una todo y no sabe ni de qué... Si es que la edad es mu mala hija... ayayay... cof cof...

 

Publicar un comentario

<< Home